La obra de Gretchen Velarde es a veces abstracta, en ocasiones semi geométrica y otras presenta apariciones figurativas. De tal modo, la artista pretende que el espectador realice su propia interpretación del cuadro y, por ello, éste tendrá constantemente nuevos significados. Asimismo, la autora plantea en sus creaciones espacios de libre especulación, tanto emocional como espiritual, configurados a su vez, por diversas formas y colores que propician un movimiento de ideas, así como un dinamismo de sentimientos a su alrededor. 

     

     Esa liberación personal etérea queda manifiesta en la expresión de sus sentires y estados anímicos sobre la tela. Según sean estos, Gretchen parte de una determinada paleta de colores para asentar la primera mancha. Después, comienza la pintura y paulatinamente va incorporando ritmos en las composiciones, equilibrio en los trazos, entradas y salidas visuales, al igual que variadas texturas. Sin duda, entre figuras y figuraciones, agua y fluidos pictóricos, a la vez que acrílicos y óleos, la creadora nos permite adentrarnos en sus atmósferas y escenarios abstractos. 

     

     En sus lienzos vemos miradas fuertes y sinceras por entre sus abstracciones, sensualidades femeninas en marinos, océanos que surgen desde el alma, conjugaciones lúdicas de rectas y curvas, diáfanas presencias acuosas, grisallas al compás de azules y verdes, nubladas y vaporosas escenas en blancos, cuerpos de mujeres bajo la batuta del carboncillo, autorretratos desde perspectivas peculiares, accidentes provocados con los distintos materiales, en fin, una serie de tonos cerúleos, prusias, rosados, ocres, negros y tierras en armonía. 

     

     Por eso y más el arte de Gretchen, en sus no representaciones de la realidad, se enfoca en lo esencial de la obra; por ejemplo, en sus cualidades estructurales, formales o cromáticas. Sin embargo, su abstraccionismo se inclina por lo lírico y poético. Lo podemos observar en lo intuitivo de sus pinceladas y dibujos, en la sensibilidad de sus líneas, en su intencionalidad por encontrar la sustancialidad de las cosas, en la continua referencia de lo inmaterial e intangible y en la sustracción de los típicos elementos de la pintura figurativa.

Adriana Cantoral